miércoles, 29 de julio de 2015

LA CUEVA DEL BECERRO


(fuente: http://www.espeleogaem.org/becerro/s_becerro.htm)

SITUACIÓN:
La Cueva del Becerro está ubicada en las proximidades de la aldea de Sta. Cristina, Carrascosa de la Sierra, (Cuenca) La zona presenta una gran complejidad geológica, entrecruzándose numerosas hoces y barrancos, como la hoz de Tragavivos, constituyendo esta área parte de la red hidrográfica del río Guadiela.

Geológicamente está recorrida por una sucesión de anticlinales y sinclinales de dirección NO-SE, cortados por una gran falla que discurre desde Sta. María del Val hasta más allá del Pozuelo, pasando por Carrascosa de la Sierra. Aquí encontramos numerosas surgencias kársticas que drenan importantes volúmenes de agua (Surgencia de la Coveta y la Surgencia de la Cascada) localizándose la principal zona de absorción al NW. Aunque no se ha comprobado mediante coloración, se cree que El Sumidero o Sima del Campo (El Pozuelo) y la Cueva del Becerro están hidrológicamente relacionadas, formando parte de un importante sistema kárstico que actuaría como colector /drenaje de esta amplia zona.
___________________________________________

HISTORIA DE LAS EXPLORACIONES
Años 1973-79;
En el año 1973 se visita la cavidad, de la que los lugareños contaban la historia de que en una ocasión se produjo un gran estruendo y a continuación una avalancha de agua se precipitó al cauce del río, arrastrando a su paso un animal. El estruendo fue de tal intensidad que parecía el bramido de un becerro, de ahí que desde entonces se la conozca como Cueva del Becerro.

En estos primeros años el GAEM procede a su exploración hasta un sifón que corta el paso, realizándose entonces una primera toma de datos topográficos. Destaca el hallazgo en la boca del sifón de fragmentos de cerámica así como restos de osamenta humana. Más adelante, entre los años 1976 y 1979, se completa la exploración y topografía de la cavidad hasta el sifón final, cerca de 400m, realizándose además intensos pateos por superficie para intentar localizar algún posible acceso a la cavidad, más allá del sifón.

_____________________________________________
Año 1980;
Durante este año varios miembros del grupo se instruyen en las técnicas básicas de inmersión con escafandra autónoma, participando como equipo de apoyo en exploraciones subacuáticas realizadas por otros clubes de la región (Cueva del Boquerón, G.E.T. de Madrid). Es a partir de entonces cuando el GAEM se plantea intentar forzar el sifón final de la Cueva del Becerro.
_____________________________________________
Años 1981 a 1982;
En el mes de abril de 1981 se accede a la cueva con material de inmersión, dispuestos a atacar el sifón. La suerte sonríe y tras 28m el sifón es franqueado (Sifón Carlos Romero). Del otro lado se explora un erosionado meandro, seguido de una gran fractura embarrada (La Falla) que salva un desnivel de 30m. Subiendo con gran dificultad ésta, se explora a continuación un notable conducto colgado con un importante curso de agua, no sin antes sortear una corta bóveda sifonante en su inició (Paso de la Risa). Dicho conducto acabó tras unos 120m en un nuevo sifón.

En sucesivas visitas se completa la exploración tras el sifón, localizando en la parte alta de la "Falla" un pozo de 20m que drena parte de las aguas y que pronto se relaciona con una surgencia en el exterior (El Becerrillo)Igualmente se completan las labores de topografía, resultando el desarrollo de la cavidad en más de 800 metros.
_____________________________________________
Año 1983;
Tras varias tentativas infructuosas, en octubre de 1983 se da una situación de sequía acumulada de años anteriores, encontrándose la cavidad con los niveles más bajos apreciados, lo que da pié a planear un ataque al inexplorado Sifón II (H. Triguero). Tal es la sequía, que el primer sifón (C. Romero) ha quedado reducido a un lago en el que no es necesario el empleo de equipos de inmersión.

Aprovechando esta situación, se transporta por la cavidad material para un buceador hasta el inicio del Sifón II. En esta exploración se consigue un importante avance de 75m bajo el agua, sin poder alcanzar la ansiada superficie y continuación de la cavidad en seco. De este año en adelante se produce un largo paréntesis en el que la cueva cae en el olvido.
_____________________________________________
Año 1999-2001;
No será hasta el año 1999 que de nuevo el GAEM vuelve las miradas hacia esta importante Surgencia. A partir de este año se realizan varias incursiones tras el primer sifón con idea de continuar con la exploración del Sifón H. Triguero. Estos ataques sin embargo resultan infructuosos debido a que la cavidad presenta unos niveles de agua muy superiores a los de la década de los 80, encontrando nuevos sifones y bóvedas sifonantes que dificultan la exploración.

A ello hay que añadir el corto periodo de tiempo en el que es posible su exploración ya que la más mínima precipitación en la cuenca de alimentación afecta el nivel de los sifones, tardando varios meses en descender de nuevo las aguas a niveles "explorables".
_____________________________________________
Año 2002;
Después de casi veinte años, el GAEM reanuda la exploración de esta importante cavidad, más allá del límite alcanzado en Sifón H. Triguero en el año 1983.

En el mes de febrero, aprovechando la ausencia de lluvias y gracias al apoyo de los Clubes GUÍAS y KATIUSKAS de Madrid, se coloca tras el primer sifón (Carlos Romero 22m) un equipo de tres espeleo-buceadores. Dicho equipo, después de transportar el material de inmersión (dos botellas y dos sacas) por el difícil y accidentado terreno entre sifones, incluida la embarrada " Falla, alcanza la gran galería superior colgada en cuyo final comienza el sifón H. Triguero.

Al inicio de esta galería hubo que superar el llamado "Paso de la Risa", en la década de los 80 un simple "duck" y que ahora sin embargo se había transformado en un sifón de 20m. Tras este inesperado "regalito" se continuó por la grandiosa galería hasta alcanzar, tras unos 120m, el sifón H. Triguero.

La inmersión se realizó con un 2 x 7l. El sifón se presentó como un enorme conducto de sección alentejada con unas dimensiones de 5m x 2m y fondo con alternancia de cantos, barro y arena y por suerte con numerosos puntos donde anclar el hilo. Por sus características no cabe duda de que se trata de un muy importante colector de lo que debe ser una amplia zona de captación y según se ha observado, con una rápida respuesta.

La exploración se desarrolló sin problemas, consiguiendo vaciar el carrete de hilo guía tras 200m de recorrido sumergido con una profundidad en punta de -15m (ganada de forma gradual) continuando el sifón con visos de no concluir en muchos cientos de metros. La vuelta se hizo topografiando lo explorado a pesar de la escasa visibilidad (1m) siendo el tiempo total de inmersión 41 minutos. El avance en el sifón tuvo un rumbo preferente NW.
Boca Becerro 

MAS FOTOS:

Arroyo del Becerro tras salir de la cueva
Para mejor información ver descubriendohojas.blogspot.com.es

Arroyo del Becerro saliendo de la cueva

Arroyo del Becerro desde dentro de la cueva.

Gour de la Cueva del Becerro

Estalactitas y estalagmitas a unos 200 m. de la entrada.

Estalactitas en proceso de formación.

Objeto extraño a 300 m. de la entrada. ¿Orgánico o inorgánico?
Arroyo tras salir de la cueva. Detalle.



POR ULTIMO UN VIDEO


(Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=5BZLfdVU1Ko)